h1

El Conflicto binacional México-Venezuela

October 23, 2006

-por Diego Alejo Vázquez

La política exterior de la administración Fox fue controvertida: se dio un giro de 180 grados sobre la posición de México en asuntos regionales e internacionales. La perspectiva de respeto a la soberanía y de no intervención llevada a cabo durante los gobiernos priístas fue cambiada por una postura de participación más cercana y activa en los conflictos internacionales. Durante este cambio de posturas diplomáticas se cometieron varios errores por parte de los cancilleres mexicanos (Castañeda y Derbez), que enfriaron las relaciones con países como Cuba y Argentina y tuvieron conflictos serios anteriormente con Venezuela. Durante su estancia en el consejo de seguridad de la ONU, el gobierno mexicano no pudo formar una postura consistente, ni generar opiniones autónomas con respecto a Estados Unidos, desprestigiando el prestigio de la diplomacia mexicana. El conflicto con Venezuela es una oportunidad para que México redefina una postura diplomática hacia América Latina.

El romper relaciones con Venezuela aumentaría la intensidad y extensión del conflicto. Al romper relaciones con Venezuela Felipe Calderón iniciaría su administración con crisis de carácter binacional, además de enfrentar ya la pesada herencia del conflicto binacional entre México y EUA por la militarización de la frontera norte. La intensidad que tiene ahora el enfriamiento de relaciones con Venezuela ha tenido una extensión sólo de carácter binacional: si se rompen completamente las relaciones se estaría enfriando la relación no sólo con un país sino con toda América del Sur, que en geopolítica están integrando un bloque político y económico fuerte. Si esta tensión con la región sucede, las posibilidades de alcanzar el ALCA se alejarían aún más, al romper con un actor central en la región cuya opinión tiene un peso importante.

Por otro lado, el mensaje discursivo ideológico que estaría comunicando la administración panista con el rompimiento de relaciones exacerbaría aún más la imagen de un México polarizado entre izquierdas y derechas. El mensaje que  estaría mandando Calderón sería que el discurso de la campaña sobre el miedo al populismo y la izquierda también esta siendo exteriorizado, poniéndolo en una postura radical de la derecha en el plano internacional.

En relaciones exteriores es momento de tomar decisiones de bajo riesgo y rutinarias, y para que esto sea posible se debe apelar al profesionalismo diplomático de administraciones pasadas priístas para actuar apegado a la doctrina clásica y reduciendo el riesgo de aumentar tensiones. La decisión más prudente sería mantener el estado de cosas tal como esta, siendo evidente que el corto plazo no hay condiciones para un acercamiento, pero tampoco para un distanciamiento, ya que también hay problemas con el aliado de México en la región (EUA) debidos a la migración y al narcotráfico. Si este apoyo de aliados, la confrontación con el bloque “opositor” resulta infructuoso y costoso.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: