h1

El corpotavismo anacrónico

March 29, 2007

-por Diego Alejo Vázquez

La ley de reforma al sistema de pensiones del ISSSTE ha generado a nivel nacional movilizaciones masivas de grupos no sólo del sector sindical sino de asociaciones y grupos estudiantiles. Más allá de la discusión económica sobre la necesidad de generar un esquema financieramente sostenible, es importante entender el fenómeno de la movilización de masas en México. La clave para entender esto radica en el desfazamiento entre la estructura económica y la política en México, cuyo resultado es un corporativismo cada vez más anacrónico y con mayor necesidad de reformas.

Con las reformas de ajuste estructural en México, que comienzan a mediados de los ochentas y terminan en 1994 con la firma del TLC, se modernizaron las relaciones entre Estado y mercado. Éstas reformas no vinieron acompañadas con reformas en las otras esferas sociales ni en la manera en que se relacionaba el Estado con la sociedad. Los recursos estatales se vieron reducidos, al igual que sus fuentes de recursos (con la reducción de paraestatales), pero el Estado siguió teniendo una estructura eminentemente corporativa y un marco constitucional que le exigía una serie de obligaciones con la población. Esto generó expectativas muy grandes por parte de la población que no pudieron ser procesadas por el Estado, que estaba funcionando bajo una racionalidad distinta.

El conflicto del ISSTE es una pequeña parte de los resultado de esta discrepancia. Para lograr sacar reformas necesarias que permitan una sustentabilidad financiera se necesitan primero o a la par reformas constitucionales que cambien la manera mediante la cual es Estado se relaciona con los sectores productivos. Si no se combate el corportavismo , no se toman medidas necesarias para una mejora sustancial en las condiciones de vida de la gente más pobre y no se genera movilidad social en la clase media, es improbable que las reformas económicas puedan ser aprobadas y tengan una aceptación social que permita gobernabilidad. Cabe señalar que el combate corporativo no se reduce a aquellos grupos sindicales “charros” que buscan privilegios, el combate debe ir también hacia aquellas cámaras empresariales que generan problemas también a nivel de mercados, pero esa es otra historia….

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: