h1

Entre mencheviques y bolcheviques

February 27, 2008

-Por Diego Alejo Vazquez

 El lenguaje de la izquierda ha cambiado de unos años para acá, desde que su referente ideológico más fuerte (el socialismo real estilo soviético) desapareció con la caída del Muro de Berlín a inicios de los 90as. Conceptos como “lucha de clases”, “economia socialista” y “explotadores burgueses” cambiaron por “lucha social”, “estado de bienestar” (si, muchos de los críticos del Welfare State desde la izquierda se refugiaron en su última trinchera en la dicotomía Estado-Mercado) y “empresarios corruptos” respectivamente. Sin embargo, aunque las palabras cambien, es mucho más difícil cambiar actitudes, en especial en Partidos de izquierda cuya cohesión interna es, normalmente, volatil y heterogenea, como sucede con el PRD, que en su condición de partido “escoba” (para más información leerse a Panebianco) no puede tener un discurso con la finura y precisión ideológica y de acción política deseable.

El fenómeno ocurrido el domingo pasado en la manifestación enfrente de la torre de Pemex muestra claramente el mantenimiento de formas de choque que me hacen recordar la época de la Revolución Rusa. En la oposición anti zarista rusa, de inicios del siglo XX, existían basicamente dos grupos que querían adueñarse de la Duma (Parlamento) ruso y del movimiento obrero: los radicales, también llamados bolcheviques, y los moderados, también llamados mencheviques. El grupo bolchevique, lidereado por Vladimir Illich, significa, literalmente “los que son más”, o mayoría, mientras que el moderado grupo que contaba entre ellos a Martov y otros socialistas ý socialdemócratas más tibios debía a su nombre al grupo de “los pocos”. En el PRD podemos apreciar lo mismo: los bolcheviques son el grupo más cercano de AMLO, mientras que a los cardenistas y “chuchos” se les tilda de traidores, de sumisos, de vendidos: todo se polariza: la dialéctica “marxista” de la sociedad se interioriza dentro del aparato  político(Navarrete es menos que Kautsky). Ahora la paranoia stalinista se deja sentir: que un miembro del PRD se reuna o negocie con los otros partidos es símbolo de traición, de total despageo a “la causa”… el debate y opinión, la visión técnica, la disección fría del problema no cabe. Y AMLO, suma a esta polarización intrapartita la idea conservadora hegeliana…. el Volkgeist, o espíritu del pueblo, el espíritu nacional. El pueblo es un ente, definido, es un ideal que sobrepasa a los grupos, es el fin último, y por tanto, todo esta en torno de aquello. No se necesitan expertos, la teoría de Habermas es pretenciosa, la política en realidad no se ha tecnificado ni necesitamos un verdadero diálogo: NO, el pueblo en su sabiduría innata vislumbra lo correcto, es decir, como el Papa, es infalible. Y la política tecnificada pasa  a ser lo mismo o se degrada, a la política “tecnocráta”. El conocimiento, sino es popular, es inservible… más aún, es sedicioso. Entonces el discurso que se pretende (aunque no se logre) objetivo, se discrimina a priori, porque lo que se juzga es la intención.  En el fondo, eso representa la hiperbolización del nacionalismo revolucionario: el entelequie híbrido de un nacionalismo bastante interiorizado como prácticas de la izquierda dura bastante fuera de contexto.

Lástima que López Obrador no pueda emular ni a los talones a Lenin, hombre sabio y verdaderamente interesado en la emancipación de Rusia. Vemos en Lenin a un hombre de su tiempo, mientas que en López Obrador a un hombre que no ha sabido medir sus tiempos, ni sus propios recursos. Su debilidad no radica en la escacez de recursos, sino en su mal aprovechamiento, en una operación política dogmática. Para cerrar, quisiera dejar señalar, ya entrados en comparaciones, la diferencia entre el estadista y el agitador. Lenin tuvo, durante mucho tiempo, una política diplomática y económica bastante flexible: La NPE premitió a Rusia un periodo intermedio de capitalismo entre su economía primaria-semifeudal y el fin, que era una economía secundaria-industrial. A su vez, Lenin negoció también con los alemanes (si, los blancos, burgueses europeos) la salida de Rusia de la 1GM. Otra cosa: el grupo de los bolcheviques contaban con gran cantidad de revolucionarios que sufrieron, al igual que Lenin, la represión y exilio del régimen zarista. El grupo de López Obrador no es por mucho la vanguardia revolucionaria antisistémica, sino un grupo de oportunistas, no hace mucho tecnócratas salinistas del régimen… ¿ejemplos? el cavernícola de Noroña y el senador Monreal, sin contar a Manuel Camacho (más sensato e inteligente que los anteriores, debo reconocer) y a Marcelo Ebrard.  

One comment

  1. It is often effective to clear difficult skin problems when nothing else helps.
    This production is highest in our early years and rapidly declines in ouur thirties.
    It absorbs quickly and does not eave aan oil slick oon the skin.



Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: